La resina Epoxi es un tipo de formulación química utilizada para dar un acabado final a los pavimentos industriales. Básicamente, se caracteriza por carecer de juntas de unión, lo que lo hace realmente interesante, en general, para cualquier grande superficie.

Conforme se ha ido investigando e innovando en el sector se ha considerado que los pavimentos continuos de resina Epoxi ofrecen los mejores resultados.

Características de los pavimentos continuos Epoxi

A grandes rasgos, las características que más nos interesa saber sobre los pavimentos continuos de resina Epoxi son las siguientes.

Propiedades y cualidades físicas de la resina Epoxi

La resina Epoxi:

  • Tiene una textura agradable y fácil de manejar.
  • Pasa de estado líquido a sólido con facilidad, ofreciendo resistencia y dureza.
  • Resiste compresiones de hasta 65 Newtons por mm2.
  • Tiene una resistencia térmica de hasta 70º C por exposición ocasional y 45º C para exposiciones continuadas.
  • Tiene un tiempo de secado superior a otras resinas, 8 horas a 20º C.
  • Sólo puede exponerse a una humedad del 5%.
  • Posee alta resistencia química y eléctrica.
  • Es un producto libre de todo tipo de solventes.

Usos de la resina Epoxi

Como hemos indicado al comienzo, los suelos de resina Epoxi son adecuados para cualquier superficie grande, sobretodo para la industria, donde el uso continuado de máquinas precisa de superficies lisas que permitan un rápido desplazamiento de estas.

Igual de interesante se presenta en el sector deportivo, pues permite el libre movimiento minimizando accidentes.
Por normativa, existen ciertas superficies que deben ser protegidas, y el material más utilizado es el Epoxi.
También es el material más adecuado para cubrir superficies bajo el agua.

Este material rellena y sella pavimentos continuos porosos y gracias a su maleabilidad es muy adecuado para reparar imperfecciones en hormigón.

En cualquier caso, el Epoxi es un excelente protector para el pavimento.

Instalación de los pavimentos de resina

Esta resina líquida se endurece al mezclarla con un catalizador. Existen dos tipos de pavimentación con resina Epoxi.

El primero consiste en una doble capa de pintura Epoxi con rodillo. Así de sencillo. La dificultad proviene de la preparación de la superficie, que tiene que estar lijada o pulida para eliminar marcas y abrir los poros, de manera que la resina no se descascarille.

Para un acabado más resistente recurrimos al portero Epoxi. El desgaste es mínimo debido al espesor de su capa (5mm ultra compactos). Tras aplicar la imprimación se aplica el mortero de resina, con llama y helicóptero, a mano.

Este tipo de recubrimiento desprende un olor mínimo y nada desagradable durante su aplicación, pero desaparece tras su secado.

Pavimentos continuos de resina Epoxi

Pavimentos continuos de resina Epoxi

Ventajas de los suelos de resina

Lo más importante es que el material de resina Epoxi es un tipo de recubrimiento para suelo apto para uso alimentario, convirtiéndolo en una opción más que recomendable.

Aunque su tiempo de secado puede incluso doblar al de otro tipo de resinas, lo cierto es que no supone inconveniente alguno pues cualquier pavimento se suele dejar secar, al menos, una noche (a no ser que sea completamente necesario empezar a trabajar sobre él).

Dentro del campo de la tecnología en pavimentos, la resina Epoxi es un tipo de pavimento muy económico por lo que, teniendo en cuenta todo lo anterior, resulta el más utilizado ya que apenas presenta inconvenientes.

Compártelo:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on StumbleUponShare on Reddit