Para un almacén no se puede colocar cualquier tipo de pavimento por un aspecto esencial: en estos espacios se realizan actividades más agresivas para el suelo, ya que se trasladan productos (muchas veces con maquinaria pesada) o el mismo almacenaje.

Tras leer estas primeras líneas, ahora la pregunta es ¿qué pavimento usar para un almacén? Está claro que tiene que ser resistente y duradero, por esto la mejor decisión es optar por los revestimientos de suelos continuos. Te explicamos por qué.

Los pavimentos continuos: ¿qué tan bien le van a mi almacén?

Lo primero que debes tener en cuenta al momento de querer pavimentar un almacén es que la estética no es un punto tan importante, porque en este tipo de espacios no se comercializa ningún producto ni están expuestos al público.

Esto significa una cosa: la prioridad es que el suelo ofrezca resistencia por encima de todo, de lo contrario correrás el riesgo de que la superficie se deteriore rápidamente.

Recordemos una vez más que el movimiento que hay dentro de un almacén es más brusco, y no solo esto, en estas estancias se suelen depositar productos pesados. Ya en este punto, conviene hablar de los pavimentos continuos, empezando por el de resina Epoxi.

La pavimentación continua con resina Epoxi

Hay muchas razones por la que puedes elegir la resina Epoxi para pavimentar tu almacén, quizá esto explique -en parte- por qué es el material preferido para este tipo de espacios.

Y es que tipo de revestimiento te va aportar una serie de prestaciones que se ajustan a las demandas de un almacén. Por ejemplo, garantizan una gran resistencia física, eléctrica, térmica y química.

Por otro lado, también debemos destacar que no están compuestos de solventes y cuentan con un potente poder de protección, esto sin añadir que es un material fácil de limpiar y no requieren un mantenimiento complicado.

Cada una de estas características ha hecho que los revestimientos continuos de resina Epoxi sean uno de los más usados a la hora de pavimentar un almacén o un espacio industrial, en especial por su capacidad protectora.

Pero, ¿por qué es tan potente este tipo de pavimentación? Su poder radica en su composición plástica y flexible, la cual que le permite amortiguar los golpes de manera efectiva, evitando que el suelo se deteriore independientemente de que el objeto sea pesado.

Ya para terminar de hablar de la resina Epoxi, queremos dejar claro que esta es una opción que ofrece una relación calidad-precio inmejorable, añadiendo también que su aplicación es muy sencilla.

La pavimentación continua con hormigón

A pesar que le hayamos dado un gran protagonismo a los pavimentos continuos con resina Epoxi, el revestimiento de suelo que se realiza con hormigón es otra alternativa que cumplirá muy bien con su función.

Eso sí, la pavimentación continua con hormigón se recomienda más para aquellos almacenes donde la presión mecánica es inmensa o se deposite una enorme cantidad de peso.

Pues, como imaginarás, este tipo de recubrimiento es súper resistente, de hecho a pesar que ofrezca prestaciones netamente industriales, permite lograr un acabado más estético con el hormigón. ¿Cómo? Bueno, cambiando el color, abrillantándolo o aplicando un molde.

Esperamos que con este post puedas dilucidar sobre qué pavimento usar para tu almacén.

Compártelo:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on StumbleUponShare on Reddit